martes, 15 de octubre de 2013

ESTRENA LO NUEVO



Esta mañana mientras recorría la ciudad me llamó la atención el eslogan de la nueva Campaña de Publicidad Exterior de El Corte Inglés, ESTRENA LO NUEVO y me invitó a reflexionar sobre este hecho. En una sociedad donde todo caduca casi al segundo siguiente de haber nacido y donde todo parece haber sido ya inventado, el Estreno adquiere un valor importante, a pesar de que al minuto siguiente olvidamos el motivo del mismo. En nuestra vida diaria intentamos conquistar continuamente nuevos estrenos que nos eviten caer en la monotonía: un nuevo peinado o un renovado vestuario, comprar ese coche que nos fascina o aquella casa de nuestros sueños. Estamos de estreno cuando realizamos nuevas actividades o cuando comenzamos una nueva relación. El momento del estreno en cualquiera de los ámbitos de nuestra vida que se produzca, nos lleva a sentirnos ilusionados y a generar esas endorfinas que hacen que te encuentres en esa especie de nube de la que no quieres bajarte. Nuestra vida parece dar un giro de 180º, pasando a vivir sensaciones nuevas y desconocidas.
 
La parte negativa de todo estreno, es que tiene un tiempo limitado y nuestra alegría, ilusión y motivación mueren con la misma rapidez con la que el estreno pasa a convertirse en algo cotidiano, de nuestra vida diaria y que, poco a poco, se transforma en temida rutina. A veces no somos conscientes de que cada 24 horas estrenamos un nuevo día y que podemos comenzarlo estrenando una sonrisa o bien sintiéndonos las personas más infelices de la tierra. Depende de ti. Son pocas las personas que hoy en día no tienen ningún problema, pero sólo tú puedes decidir si quieres seguir enfrentándote a ellos de la misma manera que ya conoces y que sabes que no te ha funcionado o bien, si quieres explorar otras posibilidades y estrenar nuevas formas de resolver los problemas y de enfrentarte a tu propia vida.
 
Y...¿por qué no podemos estrenar aquello que ya es viejo y asistir a un reestreno? No es necesario que los demás te vean con algo nuevo o que parezcas alguien diferente, porque...reconócelo, a veces te importa demasiado cómo te ven los demás y en tal caso ya no estás estrenando algo para ti, sino que estás trabajando para lo que piensan los demás, como casi todo lo que haces en tu vida diaria. El reto está en sentirte diferente tú por dentro y en ser capaz de reestrenarte cada día de tu vida. Desde el lugar en el que estás, sea cuál sea,  tienes la posibilidad de explorar nuevos terrenos y de conocerte mejor, así ofrecerás algo nuevo a los demás y a ti mismo, porque cuanto mejor te conozcas a ti mismo, más posibilidades tendrás de potenciar tus cualidades y puntos fuertes y de llevar adelante tu vida con éxito, como sucede en los grandes estrenos.
 
Recuerdo una familia muy pobre que tenía muchos hijos que iban a mi mismo colegio. Eran ocho hermanos y la madre iba guardando la ropa de los más mayores a los más pequeños. El único que estrenaba ropa nueva cada año era el hermano mayor, todo lo que le iba quedando pequeño lo heredaban sus siete hermanos, que lejos de perder el entusiasmo por no llevar ropa nueva, se sentían orgullosos de comenzar el primer día "estrenando" la ropa de su hermano mayor. Era ropa vieja y remendada, pero la madre la había lavado y planchado con tanto cariño que los niños se sentían especiales cuando la llevaban puesta, porque su madre les había enseñado a sentirse importantes llevando esa ropa, pues eso significaba que ellos también habían dejado de ser pequeños y cada vez eran más responsables y parecidos a ese hermano mayor que tanto admiraban.  Así me di cuenta que no es necesario estrenar algo nuevo para tener esa actitud ante la vida.
 
Puede que tu vida sea gris en este momento y que hayas perdido la ilusión pensando que todos los días son iguales y que nada cambia. Puede que creas que ya no volverás a encontrar trabajo, o un gran amor, o una vida feliz y plena. Puede que te parezca que cada día de tu vida repites los mismos pasos y sigues la misma rutina y puede que sientas que tu horizonte es siempre el mismo, pero si prestas atención te darás cuenta que cada día tienes la posibilidad de estrenar algo nuevo. En primer lugar puedes elegir cómo empezar el día: con alegría o con tristeza, con esperanza o desesperanza. Puedes elegir que el sol te acaricie con su sonrisa o bien que sus rayos te quemen. Puedes ver la ciudad gris o bien estrenar todos los colores del arco iris e iluminar con ellos cada rincón de tu alma.  También puedes estrenar una nueva actitud ante la vida y dejar atrás los pensamientos negativos que tienes sobre ti mismo y estrenar un nuevo pensamiento: el de aceptarte y quererte tal y como eres.
 
Puede que tú mismo hayas convertido en viejo la posibilidad de algo que siempre ha estado a tu lado y que ni siquiera habías estrenado, porque pensabas que no existía. Presta atención y mira a tu alrededor. Seguro que siempre tienes la posibilidad de estrenar esa felicidad desconocida que habita en ti, pero que aún no has descubierto, en esa búsqueda incesante de algo "nuevo" que llevar a tu vida.  Y desde aquí, en este instante que se marcha y ante un nuevo segundo que te da la bienvenida, estás invitado al Estreno de tu propia Vida, donde siempre serás el protagonista del guión que elijas. Prepara las palomitas y estrena tu mejor sonrisa. La película está a punto de comenzar....