viernes, 5 de julio de 2013

¿CONOCES TU LÍMITE?

Nos pasamos la vida construyendo muros invisibles que nos impiden desarrollar todo nuestro potencial y capacidades. Qué diferente sería nuestra vida si en lugar de ver el paisaje a través de una minúscula ventana, abriésemos nuestro horizonte y pudiésemos alcanzar todo el universo.

Los límites fueron creados para hacernos renunciar a nuestros sueños, para hacernos creer que nunca seremos capaces de llegar más allá, para hacernos - en definitiva - renunciar a nuestro poder personal.

Sin embargo puedes subir la montaña que decidas, correr a gran velocidad, atravesar un océano, aprender varios idiomas, empezar de cero en otro país, reinventarte de nuevo ...Los límites sólo los pones tú; no las cosas, ni las circunstancias, ni otras personas.
 
Pero nunca es tarde para derribar el muro que te separa a ti mismo de de ti mismo y para ser TÚ en mayúsculas: sin guiones, sin paréntesis, sin punto y coma... TÚ y sólo TÚ libre para siempre.

En la vida no existe sólo una segunda oportunidad...existen terceras, cuartas, quintas oportunidades... todas las que quieras darte a ti mismo, siempre y cuando no te pongas límites. Y si decides ponértelos, sé el arquitecto y decorador de tu propio muro, no delegues esa tarea en otras personas, que nadie lo diseñe y decore por ti.

Sólo tú puedes y debes decidir dónde está tu límite.